5 razones por las cuales no te publican

En la convocatoria pasada recibimos bastantes participantes para publicar con nosotros en la colección de Microcuento. Algunos de ellos, para ser honesto, les recomendamos reescribir y reorganizar sus textos para potenciar su propuesta. Un libro es una propuesta, no un compendio de textos surgidos de la inspiración. Por fortuna, el 40% de aquellos escritores respondieron de manera favorable y trabajaron sus libros.

Si te ha pasado que te rechazan sin darte observaciones al respecto, es completamente normal. Los lectores editoriales, por lo general, están rebasados, tienen más demanda de lo que pueden dictaminar. De hecho, sólo leerán las primeras cuartillas de tu libro, si algo los pierde, no lo terminarán. Por otro lado, si te ha pasado que crees que eres incomprendido, mejor te recomiendo echar un ojo a las siguientes razones por las cuales no te quieren publicar.

  • Razón 1: mandar directo tu libro.
  • Razón 2: no identificar lo que quieres decir.
  • Razón 3: no planificar.
  • Razón 4: no reescribir.
  • Razón 5: invertir en correctores poco interesados

Mi objetivo es que las siguientes sugerencias en este artículo funcionen como un aliciente. Cuesta trabajo enfocarse en la escritura de un libro, sí, pero el resultado es más satisfactorio. Sólo pido que hagas dos cosas:

  1. Lee hasta el final.
  2. Actúa.

Razón 1: mandar directo tu libro

Como dije al inicio, el error más frecuente es enviar textos con indicios de buenos relatos, pero con una propuesta nula en cuanto a la totalidad se refiere.

Mencionaba el escritor Paco Ignacio Taibo II que no tiene sentido escribir un libro que sabe cómo termina. El placer por la investigación cuando tienes un objetivo es también inenarrable. Lo romántico de la escritura no muere con la escaleta. Todo lo contrario, inicia una nueva etapa, incluso si al final sólo lo haces por el placer de saber.

Esbozar un proyecto no lo es todo, pero es una forma igual de válida que comenzar a escribir sin un norte. Desde mi perspectiva, si no eres un escritor de renombre y con poca experiencia. Los libros respaldados por la inspiración cosecharán nuevos rechazos por parte de varios sellos editoriales.

Conclusión: no envíes tu libro si sólo lo has escrito con base en lo que has pensado una vez. Aléjate del libro un tiempo y vuelve con mirada crítica sobre qué es lo que deseas transmitir con los textos en conjunto.

Razón 2: no identificar lo que quieres decir

Esto va de la mano con lo dicho con anterioridad. Identifica los temas que han surgido en tu libro, vislumbra si les puedes dar una unidad de sentido. No mandes a las editoriales o concursos compendios de lo mejor que puedas dar. Mejor delimita, agrupa, contrasta.

Conclusión: observa qué es lo que escribes, sobre qué y cuántos de estos temas son afines, porque en conjunto serán una base sólida.

Razón 3: no planificar

Si bien en las anteriores razones busco dar solución a la inspiración desbordada, en este tercer punto deseo dejar en claro que si no planificas, no sabrás qué cambiar, modificar, depurar o refinar la próxima vez que te rechacen un libro.

Pareciera incluso como matemático, el hecho de que debes estructurar lo que quieres decir, pero simplemente así es. No hay fórmulas del éxito, es verdad, pero hay reglas que ayudan a despertar el interés de los lectores por nuestras historias.

Las reglas pueden romperse, sí, pero antes habrá que, como críticos aprenderlas, pero como creadores, dominarlas hasta cierto punto ¿Cuál es la mejor forma de saber si haz conseguido cierta práctica en ello? Las reacciones e interacciones que puedas conseguir en redes sociales. Tal vez falte un poco más para pulir y conseguir mejores versiones. Empero, la comprobación en las redes es una manera muy fácil de saber si progresas en tu escritura.

Conclusión: planifica y comprueba de tanto en tanto que lo que quieres hacer tiene buena recepción.

Razón 4: no reescribir

La reescritura es un tipo de mini revolución sobre el trabajo de uno mismo. Ésta puede implicar desde ideas o términos hasta giros que mueven la trama.

Nosotros en el sello editorial tenemos tres bloques para diferenciar los textos. Si antes puse de ejemplo dos grupos de delimitación temática y por recursos, los cuales no son únicos, en este caso, comparto tres bloques, que sí recomiendo mantener lo más posible. Debido a que si se abre la categorización, el trabajo sobre la selección de los relatos escala a mayores dimensiones.

Lo que queda claro son los dos bloques completos del lado izquierdo. Los textos se publican íntegros o quedan fuera. Los otros habrá que valorarlos, reescribirlos y al final decidir cuál de los dos bloques antes mencionados será su destino.

Razón 5: invertir en correctores poco interesados

Desafortunadamente no son pocas las ocasiones en las que han llegado a mis manos textos que han sido corregidos por personas que poco o nada les interesa el potencial de las ideas que lleva un conjunto de relatos literarios.

Si me preguntas, la primera corrección debe ser la propia. Y si es posible, una vez que sabes qué quieres decir y planificaste un libro con una finalidad o argumento, entonces puedes ir con un corrector no sólo de estilo, sino, por qué no, con una persona especializada en editing para que valore los sentidos o significados de todos los relatos en particular y en conjunto.

Conclusión: aprende algunas cuestiones sobre la corrección de estilo. Ten claro lo que deseas transmitir para que se corrija con base en ello. De igual modo, la mente debe estar abierta a nuevas perspectivas y sentidos, tal vez con un giro más, tu trabajo te deje mejor satisfecho.

Entonces, qué hacer antes de enviar un libro para su publicación

  • Recuerda que escribir con base en la inspiración es tan increíble como hacerlo con base en una profundización y lecturas de un objetivo específico. La particularidad en ocasiones se traduce como universalidad.
  • Segmenta tus relatos. Busca entre tus textos que ya tienes un tema que se repita, tómalo y recorre muchas fuentes. Sólo así se nutrirá aquello que has identificado que quieres decir.
  • Debes planificar. Escribir y probar, ensayar y fallar. Analiza qué tanto reacciona la gente a lo que escribes.
  • Tras una serie de días o semanas, divide los trabajos íntegros, los que desecharás y reescribe textos.
  • Adquiere herramientas de la corrección de estilo.

Seguramente han surgido preguntas en tu cabeza. Esto es normal, porque he compartido información y esquemas clave, pero ¿Cómo aplicar todo esto en un proyecto?

Los detalles para desarrollar un proyecto literario los compartimos, un colega editor y yo, en nuestro libro multimedia Cómo escribir libros de relatos. Manual enfocado en tres áreas:

  1. Identifica lo que quieres decir y haz que surjan las ideas.
    – Explora lo que te interesa en 7 diferentes fuentes de inspiración.
  2. Dale unidad de sentido a tu libro, despierta y mantén la atención de tu lector.
    – Escribe y reescribe a partir de 32 detonadores de imaginación entre vídeos, fotografías, frases y canciones. Conoce cómo mantener la atención del lector con base en 12 técnicas narrativas.
  3. Potencia los efectos de tus relatos con base en una revisión crítica.
    – Aprópiate de 10 herramientas fundamentales para la autocorrección

Si te ha interesado este tema, puedes darte una vuelta por la tabla de contenidos en la página de compra.

Comparte
error: Content is protected !!
Carrito
  • No hay productos en el carrito.