2 claves para sazonar un cuento

La tensión en el relato de acuerdo con Guillermo Samperio es uno de los componentes que ayuda a mantener al lector al filo del relato. En algún punto el autor compara la tensión a lo largo del cuento con el suspenso. 

Ahora, dentro de aquella tensión existe una oscilación entre dos “historias”. La que se encuentra en la superficie y la que está oculta. A esta cuestión me gustaría agregarle unas observaciones como intérprete, no como corrector ni nada por el estilo.

Como decía, como lector, he identificado una indeterminación, que abre paso a la interpretación. La idea anterior sobre la historia oculta se puede complementar con las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué es lo que pasa en tu relato?
  2. ¿Cómo ocultarás esa historia? ¿Cuáles y cuántos serán tus distractores o puntos de confrontación?
  3.  ¿Los distractores rompen con la verosimilitud del relato?

¿Qué es lo que pasa en tu relato?

La pregunta se contesta con base en tu argumento o, si no lo tienes, con base en la escaleta de tu historia. En este sello editorial, vemos igual de valioso escribir desde la inspiración, y hasta llegar al final sólo con la imaginación, así como también escribir desde la planeación, lo cual no supone que no puedas cambiar en el proceso de escritura. 

¿Cómo ocultarás esa historia? ¿Cuáles y cuántos serán tus distractores o puntos de confrontación?

Con ocultar Gullermo Samperio se refiere a desviar la atención del lector, girar la historia, intrigar. Las pistas que se le presentan al lector funcionan como movimientos que detonan una o varias posibilidades de acción futura. 

Para saber cómo hacerlo, habría que apuntar distractores, esto, desde mi óptica, puede surgir en dos momentos, según el tipo de escritura que hagas:

  • Escritura planificada: antes de escribir, durante la planificación de la escaleta, debes colocar no sólo de qué va la historia, sino marcar los puntos de confrontación y, si es, posible, identificar la extensión que tendrán. 
  • Escritura automática: si escribes con base en la inspiración una vez termines el primer borrador, la idea es revisar la trama de tu texto y modificar o agregar momentos que funcionen como distractores.

¿Los distractores rompen con la verosimilitud del relato?

La última cosa a la que sugiero prestarle atención es a la pregunta por la verosimilitud de los puntos de confrontación que vas a utilizar, si el personaje se justifica que esté en tal lugar o con tales personas. Igual de importante es cerrar esos elementos, como en el cuento citado en el vídeo, si al inicio apreció una mujer, al final (aunque pudo ser en otro momento) se comenta su desenlace, se cierra el elemento.

Comparte
error: Content is protected !!
Carrito
  • No hay productos en el carrito.