Creatividad

Published on agosto 21st, 2017 | by Jesús Toledo

Scrivener y otros programas para organizar tu historia

La lectura desde temprana edad ayuda al desarrollo interior de una persona, porque al leer se plantean una serie de experiencias que inconcientemente se valoran, de ahí que la capacidad crítica vaya de la mano con los libros de ficción. En el terreno de un escritor, no dudo que existan talentos, que por el solo hecho de tener detrás un acervo importante de historias, sean un prodigio a la hora de compartir un pedacito de su imaginación en forma de microrrelato, cuento, novela o poesía.

Sin embargo, algunos de los que intentamos escribir, más allá de nuestra colección literaria en nuestra cabeza, no tenemos el toque, la genialidad para sentarnos y escribir cada mañana, prender un cigarrillo y dejarse llevar por unas horas y al final conseguir un capítulo de Rayuela.

El trabajo de un escritor sin esa magia en términos generales, estoy de acuerdo con Vargas Llosa, se sostiene, mejor dicho, nace del trabajo y la constancia. Para mí trabajar sobre las historias se puede entender como pensar hacia dónde vas, qué es lo que deseas transmitir y cómo lograrás mantener la atención del lector.

Una de las herramientas básicas para comenzar a narrar es la concepción de la estructura. Esta cuestión es tan repetida que muchos prefieren soslayarla, omitirla, ignorarla. Inicio, medio fin. Dicho de otro modo, introducción, desarrollo y desenlace. Me ha tocado ver que la escritura se ha asociado bastante al genio que describía anteriormente, pero la verdad es que de esos hay muy pocos. Y entonces, tenemos a un montón de gente que se sienta escribir y espera que las ideas salgan de su escondite porque El escritor ha llegado.

Pero lo anterior no es un error garrafal, de hecho, esa práctica yo la recomiendo como primer paso, para que fluyan nuestras ideas, para observar qué es lo que estamos interesados en decir. Después, habrá que hacer un examen de lo escrito. Habrá que pensar cómo introducir al lector, cómo llevarlo al conflicto, atraparlo y darle salida, probablemente sorprenderlo, entristecerlo, violentarlo, etc. De esto la importancia de reflexionar sobre lo que escribimos, porque cuando lo hacemos, la intención es que alguien más lo lea (por lo menos en el entorno aludido).

La tecnología en el ámbito de la escritura no se ha quedado atrás, en la red se pueden encontrar una serie de herramientas para ejercitar nuestra capacidad de ordenamiento de nuestros relatos. Los más conocidos son: Scrivener, yWriter y Bibisco. Estos programas te permiten organizar ideas: capítulos y escenas de tu historia. Ellos no escribirán por ti, pero sí que ayudarán a observar la cronología del relato.

Lo valioso de este tipo de programas es el ejercicio de abstracción que puede desprenderse de ellos. Pues a través de su plataforma, seremos capaces de mirar por qué escribimos tal cosa. Con o sin programas, mientras se realiza la revisión de la historia, se debe examinar cada capítulo o cada parte como una idea. Cuando tengamos esa claridad, tenemos que entender por qué están conectadas, por qué una idea conduce a otra. Si se domina la estructura del inicio, medio y fin, después podremos experimentar con la presentación de los hechos en nuestra historia, pero nunca al revés.

Como ya he dicho, más allá de tener o no programas, si no eres un escritor genio, de talento innato, el trabajo, la constancia y la exigencia deben estar ahí. El lector te lo agradecerá. Por último y un poco fuera del tema, me gustaría agregar que lo que he propuesto aquí puede llegar a entenderse que sólo se escribe delante de una pantalla, en un ordenador, cosa que no es así (y por favor que nunca lo sea), hay una parte que no tiene que ver con el genio y el trabajo, sino con el placer de escribir, en lo personal, siento un encanto, y creo que no soy el único, cuando una idea viene a mí, cuando en una servilleta o en mi pequeña libreta de notas queda el esbozo de una historia que puede llegar a quitarme el sueño. Ese tipo de chispasos vale la pena conservarlos, porque ellos representan el nacimiento de la creatividad, que tanta falta hace en un mundo cada vez más técnico y hermético.

 

Scrivener y otros programas para organizar tu historia Jesús Toledo

¿Te ha gustado?

Summary: Scrivener, yWriter y Bibisco: herrramientas para organizar tu relato. Además un breve comentario acerca de la importancia de ello.


User Rating: 4.7 (4 votes)


About the Author

Editor, escritor y fotógrafo.



Back to Top ↑