Curiosidades

Published on noviembre 19th, 2017 | by Jesús Toledo

Mónica Lewinsky y el fanzine

A últimos años, ya no disfruto tanto conseguir la edición especial de La ciudad y los perros o de Cien años de soledad publicada por la RAE, entre otros títulos y sellos. Lo admito, de pronto la publicidad hace eco en mí y regreso a esa necesidad de buscar ediciones especiales. Pero si de “único” se trata el asunto, en las ferias de edición independiente se encuentran los títulos y las presentaciones del cuarto trasero de la literatura.

Esta práctica no es algo propio, no lo digo porque más gente lo haga, sino porque lo escuché alguna vez de un amigo mío y me robé la idea para darle sentido a una que otra tarde de fin de semana. Ya sabes, ir de mesa en mesa mirando, buscando quién sabe qué, y al final sabes que te hará sentir bien (al menos la compra), la lectura ya es otro boleto.

Es en esos lugares donde se encuentran los llamados fanzines o publicación periódica elaborada con poca plata, pero con un montón de empeño. El fanzine representa los esbozos de un medio que abre paso, usualmente, a voces emergentes del arte, desde la poesía y la narrativa hasta la ilustración y la fotografía.

El fanzine es un fenómeno que ha cobrado fuerza en la actualidad por la facilidad de impresión, pero así como un fanzine llega, así se va. La falta de lectores, de promoción del impreso o proyecto, de calidad, de dinero, entre otros factores, impiden el florecimiento de esta semilla literaria. No obstante, a su paso, al menos en mí, deja la sensación de que hubo alguien que realizó un compendio para ser leído y un esfuerzo porque llegara a mis manos. La literatura se resiste a morir.

Si me lo preguntas, el fanzine es parte de una práctica literaria, que hoy en día se ha convertido en una ruptura, es decir, el impreso irrumpe en el mundo de la información digital.

Hace poco llegó a mi librero un nuevo habitante llamado Mónica Lewinsky, un fanzine de Hermosillo, Sonora, desierto de editoriales independientes. Mónica, como dice su prologuista Aziz Córdoba, “es el paciente cero de internet, una tragedia […] una encrucijada de la moral del siglo”. La pequeña revista se encuentra en internet y existen algunas versiones en impreso. Y aunque, en su número uno, Aziz declara que en Mónica Lewinsky se publican cuestiones que “lo merecen y no”, el hecho de recopilar fenómenos literarios y visuales de este tiempo (más allá de su calidad) hacen de este tipo de manifestaciones un interesante medio para reflexionar.

Pero entonces, qué es lo que se puede reflexionar al respecto. Dónde y cómo surge. Quiénes publican, quiénes son los lectores, cuánto tiempo tiene con vida y por qué. Cómo evolucionará o ha evolucionado y, finalmente, los efectos que genera.

Al final, me gustaría compartir la última frase del prólogo antes mencionado, el cual viene a cuento con lo que ya he dicho sobre el fanzine en general: “Lo importante es el movimiento y si Mónica muere que se levanten otras treinta efímeras revistas con todo en contra, pero echando chingazos en este desierto desierto de todo”.

Mónica Lewinsky y el fanzine Jesús Toledo

¿Te ha gustado?

Summary: El fanzine es parte de una práctica literaria, que hoy en día se ha convertido en una ruptura; el impreso irrumpe en el mundo de la información digital.


User Rating: 4.6 (5 votes)


About the Author

Editor, escritor y fotógrafo.



Back to Top ↑