Curiosidades

Published on marzo 19th, 2018 | by Gabriel Ramos

Hiperbreves como un relámpago

Los extremos de la brevedad

Al hablar de minificciones frecuentemente se mencionan los diversos nombres que le han adjudicado: cuentículo, cuentito, cuento breve, cuento brevísimo, cuento jíbaro, cuento mínimo, cuento ultracorto, ficción mínima, ficción súbita, microcuento, microficción, microrrelato, minicuento, relámpago, relato hiperbreve, relato liliputense, relato vertiginoso, retazo, textículo, ucronía, varia invención, por solo enlistar las más frecuentes. De todas, la más utilizada es minificción (durante el Primer Encuentro Internacional de Minificción, realizado en la Ciudad de México en 1998, se acordó utilizar este término para hacer referencia a todas las variantes existentes). Asimismo, se ha abierto la polémica sobre si es o no un género literario: hasta el momento se ha consolidado la segunda opción, es decir, a la minificción ya se le considera un género independiente del cuento y de otros géneros literarios. Finalmente también se comentan y describen sus características, entre muchas otras: intertextualidad, la necesidad de un lector cómplice (o muy activo), la estructura proteica, la ironía, la ficcionalidad (desde luego) y la más aludida: la brevedad.

Actualmente en las minificciones muy breves se utiliza como medida arbitraria el número de palabras, por lo que en los concursos literarios podemos observar que se invita a participar con minificciones de un determinado número de palabras, sin incluir el título. Pero lo realmente correcto es contabilizar también el título, ya que éste y el texto forman una unidad indisoluble. El primero cumple una función de focalización y, al hacerlo, completa el significado total de la composición literaria.

En algunos estudios se ha encontrado que la frontera de los textos muy breves se encuentra alrededor de 20 palabras, esto es, minificciones que escritas con más o menos de 20 palabras tienen diferencias significativas. A estas últimas son a las que se les ha conferido la denominación de hiperbreves. Lo anterior, se entiende si interpretamos los prefijos micro- y mini- como referencias directas a la “brevedad” (microrrelato o minificción), mientras que el término hiperbreve puede interpretarse como sinónimo “de brevedad extrema”.

Básicamente lo anterior depende de la inmediatez contenida en la narración. Esa rapidez o velocidad en la recepción que anula la expectativa sobre “qué va a ocurrir después”, pues lo poco o mucho que se presenta ocurre de manera simultánea, de manera vertiginosa, como un relámpago, frente a los ojos del lector. Parte de mi observación en este lacónico texto (no tanto una propuesta) es que si reservamos el término de hiperbreve para los extremos de la brevedad, como ya lo ha señalado David Lagmanovich, con ello podríamos diferenciar mejor diversas manifestaciones en la siguiente pirámide de la narratividad que yo vislumbro:

Novela

Novela breve o nouvelle

Cuento

Cuento breve

Minificción

Hiperbreve

 

Después de estos comentarios generales sobre las minificciones, les presento algunos hiperbreves de escritores consolidados:

 

Cuento de horror (19 palabras)

Juan José Arreola (México)

La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de las apariciones.

Palindroma, 1980

Desinencia (19 palabras)

Juanjo Ibáñez (España)

Cuando estaba escribiendo el cuento más breve de su vida, la muerte escribió otro más breve todavía: ven.

Galería de hiperbreves, 2001

El viejo y el mar (18 palabras)

Juan Armando Epple (Chile)

Lo desgastan los años y lo mantiene a flote el sueño del oficio.

Con tinta sangre, 199

Don Juan y las mujeres (17 palabras)

Marco Denevi (Argentina)

A ninguna le disgusta tener antecesoras a condición de no tener sucesoras.

Parque de diversiones, 1970

Oscurecimiento (16 palabras)

Antonio Di Benedetto (Argentina)

El suicida se cuelga del cuello con el cable telefónico. La ciudad queda a obscuras.

Cuentos del exilio, 1983

La búsqueda (14 palabras)

Edmundo Valadés (México)

Esas sirenas enloquecidas que aúllan recorriendo la ciudad en busca de Ulises.

De bolsillo, 1989

 

Y también les comparto algunos de mi autoría sobre el fabuloso mundo del circo, agradecería sus comentarios al respecto:

 

Promesa (13 palabras)

El equilibrista ofrece matrimonio a la amazona, asegurándole una vida sin sobresaltos.

Valores (16 palabras)

El hombre fuerte capaz de destrozar barras de metal, es incapaz de romper una promesa.

Caracteres (16 palabras)

Los tres payasos: “Valiente”, “Divertido” y “Tierno” son hermanos, pero fueron engendrados en diferentes momentos.

Emergencia (17 palabras)

El mago ante la caída de la trapecista, saca de su chistera una ambulancia con paramédicos.

Doble disciplina (18 palabras)

Las bailarinas aéreas Polonia y Francia, además de hacer poesía en movimiento, escriben cuentos y novelas.

Actividades complementarias (19 palabras)

Estrella ejecuta malabares sobre un monociclo a la perfección. En casa hace lo mismo con los gastos.  

 

 

Referencias:

Lagmanovich, David. “La extrema brevedad: microrrelatos de una y dos líneas” webs.ucm.es Universidad Nacional de Tucumán. Web. 18 de marzo de 2018.

Rojo, Violeta. Breve manual para reconocer minicuentos. México: Universidad Autónoma Metropolitana, 1997. Impreso.

 

 

Hiperbreves como un relámpago Gabriel Ramos

¿Te ha gustado?

Summary: La frontera de los textos muy breves se encuentra alrededor de 20 palabras, ellos se presentan de manera vertiginosa, como un relámpago frente al lector.


User Rating: 2.3 (4 votes)


About the Author

Psicólogo, coach profesional escritor y promotor cultural.



Back to Top ↑