Este proyecto

Gestionar un espacio físico y virtual donde habiten ficciones breves, escritores y conocimientos sobre la escritura ha sido algo complejo desde el inicio, no es fácil mantener la motivación que nos impulse a continuar, cuando la demanda y la distribución debe ser generada desde cero. Pero es verdad que nadie dijo que este reto sería lo contrario. La idea de la revista parte desde una posición utópica o idealista, para muchos. Quisimos hacer una minirevista impresa que reuniera sólo textos breves, porque según nuestras viejas convicciones, la gente a la que se le suele llamar no lectora con nuestro sencillo y pequeño trabajo podría llegar a reflexionar a través de microficciones y tal vez a partir de ahí ampliar sus horizontes a nuevas propuestas literarias, y según Lagmanovich esto funciona, pero en la práctica es más o menos distinto. Descubrimos que las personas que más se interesan por este tipo de manifestación literaria (para algunos: nuevo género) y sus diversas manifestaciones son lectores de toda la vida. No obstante, a pesar de que no estén enterados de la existencia del microrrelato y su estructura, la facilidad para crear de quienes no frecuentan el mundo de las letras lo hemos confirmado en diversas ocasiones.

Minificción (la mini) es una revista impresa cuatrimestral con doce números hasta la fecha que, como muchas otras, se gestó en una de las aulas de la Universidad Nacional Autónoma de México, es un proyecto editorial que tiene como propósito principal desde sus inicios en 2014 hasta la actualidad publicar a escritores emergentes, en específico, reunir a quienes escriban microrrelato. Como objetivo secundario, buscamos compartir el entusiasmo y los conocimientos por la lectura y la escritura creativa, dicho de otra manera, nos hemos propuesto realizar talleres literarios.

El alcance hoy en día en los tiempos del internet influyó para que la mini pasara de sólo publicar escritores mexicanos a incluir trabajos de hispanohablantes de cualquier parte del mundo. Habrá que reconocer que cuando comenzó la revista el concepto de “minificción” entre nosotros los colaboradores estaba un tanto falto de sentido. Con el tiempo, descubrimos las diversas definiciones en la teoría de Violeta Rojo, el análisis de Lauro Zavala y la profundidad y sencillez con que David Lagmanovich habla de los elementos fundamentales del microrrelato: narratividad, concisión y ficcionalización.

En cuanto a los criterios de selección, como se ha dicho en el inicio, uno de los propósitos es potenciar textos (trabajarlos como un taller), los cuales, varios de ellos seguramente serían descartados en automático por otro tipo de proyectos editoriales. De lo anterior que nos consideremos perseguidores de ideas, cuya trascendencia ignoramos, pero esperamos que algunas de las microhistorias en nuestras páginas produzcan algún tipo de eco en años subsecuentes, que sirvan tal vez como material para comenzar a comprender una pequeñísima parte de la complejidad de nuestro tiempo.

Con lo anterior no se quiere decir que sólo se acepten textos que “desarrollen el potencial congnitivo del lector”, no es la idea formular criterios complejos de selección que luego ni nosotros entendamos. Incluimos un poco de todo: relatos de humor, amorosos, de terror, sobre fútbol, aquellos que tienden a reflexiones filosóficas, los que tal vez suenan a lugares comunes, pero que están ligeramente reinventados, algunos otros con figuras poéticas y unos más que hablan sobre dolor y la violencia. No hay convocatorias temáticas (todas son libres) porque consideramos que ese tipo de hermetismo, lejos de ser unificador, determina sobremanera la visión de los creadores, que por sí solos pueden encontrar puntos de encuentro en sus contenidos sin necesidad de una obligación temática. Por ejemplo, la muerte y la violencia en México, cuyos textos llegaron a montones entre 2014 y 2015.

La revista con el paso de los años se ha convertido en un punto de encuentro, tanto en modo impreso, virtual, así como en persona mediante las presentaciones y lecturas. Encuentro entre escritores emergentes como Gabriel Ramos y Ana Bardales, de mediana trayectoria como Guillermo Vargas y Cristina Matas Casanova, o consolidados en el medio de los microrrelatistas como José Luis Zárate y Patricia Nasello. Encuentro entre un escritor fronterizo mexicano como Edgar Hermenegildo Tellez Ruíz y una escritora del centro del país como Laura Elisa Vizcaíno o incluso de otros países como Miguel Rodríguez Otero de España o Claudia Sánchez de Argentina, sólo por mencionar algunos lugares.

En cuanto a nuestro andar por el mundo de las letras podemos compartir lo siguiente. Comenzamos en 2014 con la entrañable (para nosotros, desde luego) presentación en una pequeña cafetería y librería llamada Voces en Tinta en la Ciudad de México. Voces en Tinta fue el primer lugar que nos abrió las puertas para distribuir varios números del proyecto. En 2016, se unió al equipo el Dr. Javier Perucho como asesor editorial y nos presentó en el I Encuentro Iberoamericano de Minificción que se llevó a cabo en el marco de la Feria Internacional del Libro en el Zócalo de la Ciudad de México. Lo más valioso de esta última experiencia fue observar nuestro proyecto junto a manifestaciones literarias de gran peso en el mundo de la minificción, esto nos llevó a pensar, o mejor dicho, a reinventar no sólo a la mini, sino en general al proyecto Minificción, el camino es claro: crecer más o morir en el intento.

La revista en la actualidad llega a las manos de los lectores a través de dos medios: la librería Pérgamo en la Ciudad de México y los envíos mediante nuestra tienda virtual. Es importante señalar que ambas en estos momentos se encuentran sin inventario, debido a que trabajamos actualmente en la reedición de toda la colección. Está programado para finales de agosto lanzar la nueva imagen del proyecto impreso y también virtual.

En este sitio se pueden encontrar curiosidades con respecto a la literatura, reseñas, decálogos, algunas reflexiones sobre la escritura y entrevistas con escritores.

 

Atentamente:

Equipo editorial


Back to Top ↑