Entrevistas

Published on agosto 21st, 2017 | by Gabriel Ramos

Entrevista a Rony Vásquez Guevara

Entrevistador: Gabriel Ramos (GR)

Entrevistado: Rony Vásquez (RV)

 

GR: ¿Para ti está bien el término “minificción”? ¿Lo consideras correcto o prefieres otro?

RV: El término “minificción” y “minicuento” fue empleado por Edmundo Valadés en El Cuento para referirse a la misma modalidad textual. Javier Perucho, además, nos informa que José Emilio Pacheco utilizó por vez primera el término “microrrelato” para denominar a sus textos brevísimos y narrativos. En consecuencia, estos tres términos se refieren a una misma modalidad textual; no obstante, actualmente se considera al término “minificción” un hiperónimo en relación a las demás modalidades textuales brevísimas, mientras que utiliza el término “microrrelato” para designar a aquellas brevedades narrativas. En lo personal, sin embargo, prefiero llamar “minificción” a todas aquellas brevedades narrativas.

No deseo aventurarme a señalar si está mal o no el uso de este término, pero siempre surgen tres preguntas: ¿la ficción puede ser mínima?, ¿tiene extensión la ficción?, y ¿quién determina la extensión? No obstante, considero que no existe otra denominación mejor para designar a esta modalidad textual.

 

GR: ¿En tu opinión cuáles son las características fundamentales de una minificción?

RV: Como lo indiqué en la pregunta anterior, si entendemos a la minificción como narrativa, entonces ya tenemos dos características: brevedad y narratividad. Sin embargo, existen notas periodísticas que también cumplen con esas características y, obviamente, no son minificciones. Por ello, también debe poseer literariedad, es decir, aquella característica que permite apreciar un texto como literario. En conclusión, como lo sostuvo David Lagmanovich, las características de la minificción son: brevedad, narratividad y literariedad.

 

GR: ¿Cuál consideras que es la extensión máxima para una minificción?

RV: En su momento, algunos investigadores propusieron una cantidad de palabras. Otros han postulado que su extensión máxima es aquello que cabe en una cuartilla; sin embargo, ello depende de la edición de cada libro.

Alejándome de lo señalado, considero que todo texto literario tiene la extensión que su historia exige, pues existen minificciones de calidad de cien palabras, de nueve palabras (incluidos en título), como “El dinosaurio” de Augusto Monterroso, o menos, como “El migrante” de Luis Felipe Lomelí.

 

GR: ¿Quiénes son en tu opinión los principales referentes del género en tu país?

RV: Puedo postular que el canon de la minificción peruana la integran Luis Loayza, Juan Rivera Saavedra, Antonio Gálvez Ronceros, Julio Ramón Ribeyro y Fernando Iwasaki. Sin embargo, actualmente los principales referentes de nuestra minificción son Ricardo Sumalavia, José Donayre, Alberto Benza, Sandro Bossio y William Guillén Padilla.

 

GR: ¿Cómo y desde cuándo nació tu pasión por la minificción?

RV: Desde el año 2005 cuando leí en la universidad La oveja y demás fábulas de Augusto Monterroso. Luego, al igual que todos los microficcionistas, fui seducido por el interminable “El dinosaurio” y desde aquel momento nada fue lo mismo en la literatura para mí.

 

GR: ¿Cómo escribes una minificción?

RV: Empiezo siempre por el final. Luego, pienso en los personajes y busco las palabras adecuadas. Finalmente, empieza la escritura y eso no se sabe cuándo termina.

 

GR: ¿A qué se debe el éxito de la minificción en la sociedad actual?

RV: Me parece que su éxito se debe a internet, por su facilidad de lectura en la pantalla del ordenador, e incluso en las de una tableta o teléfono celular. Obviamente, ello no desmerece al libro como soporte textual.

 

GR: ¿A quiénes reconoces como tus influencias literarias en este género?

RV: En principio, a Augusto Monterroso, Juan José Arreola y Julio Torri. Entre los más actuales, a Javier Tomeo, Julio Ramón Ribeyro, César Vallejo, Ana María Shua y Fernando Iwasaki.

 

GR: ¿Crees que la minificción se volverá la alternativa literaria para nuestra sociedad más allá de la poesía, del cuento más extenso y la novela?

RV: No considero que sea una alternativa de lectura, sino otro tipo de texto que también tiene un grupo de lectores muy fecundo. Al igual que algunos lectores prefieren la novela o el cuento, otros se decantan por la minificción; no obstante, creo que un buen lector es uno omnívoro, pues no se enfoca en la lectura de un solo género literario.

 

 

 

Rony Vásquez Guevara (Lima, 1987) Director de Plesiosaurio. Primera revista de ficción breve peruana. Integrante del Comité Editorial de Internacional Microcuentista y del Seminario de Estudios sobre Minificción (UNAM-México). Ponente en temas de minificción en congresos nacionales e internacionales. Jurado en concursos de minificción. Editor invitado por la revista Ekuóreo (Colombia, 2013). Fundador y Editor de Editorial Micrópolis. Ha publicado Cuadernillo de pulgas. Colección personal (2011), Cuaderno de pulgas (2011), Circo de pulgas. Minificción peruana. Estudio y antología (1900-2011) (2012), En pocas palabras. Antología del microcuento liberteño (2012), En pocas palabras. Antología del microcuento cajamarquino (2013), El universo de los caracteres. Brevísimo estudio y antología (2014), Cuadernos de apuntes: tuiteratura (2016) y El último dinosaurio vivo (2016). Su Taller de Minificción “El dinosaurio” ha sido impartido en Santo Domingo (República Dominicana), Carabobo (Venezuela) y diversos lugares de Perú. Sus minificciones han sido traducidas al inglés, ruso y francés.

 

 

Entrevista a Rony Vásquez Guevara Gabriel Ramos

¿Te ha gustado?

Summary: Rony Vásquez Guevara comparte su punto de vista con respecto a la escritura de microrrelato entre otras temas relacionados a la literatura.


User Rating: 0 (0 votes)


About the Author

Psicólogo, coach profesional escritor y promotor cultural.



Back to Top ↑