Noticias

Published on agosto 21st, 2017 | by Jesús Toledo

Discurso de Dylan acerca del Nobel de literatura

Después de diversos comentarios y críticas, Bob Dylan no asistió al banquete del nobel de literatura. En dicha premiación, la embajadora de los Estados Unidos de América leyó la carta del cantautor donde agradeció el reconocimiento y explicó lo mundano de su arte. Aquí les comparto una traducción propia del discurso de Dylan.

 

Buena tardes, a todos. Extiendo mis más cálidos saludos a los miembros de la Academia Sueca y a todos los distinguidos invitados presentes esta noche.

Siento no poder acompañarlos en persona, pero por favor sepan que estoy definitivamente con ustedes en espíritu y me siento honrado de recibir un premio tan prestigioso. Ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura es algo que nunca pude haber imaginado. Desde una temprana edad, leí, absorbí, he estado familiarizado con las obras de quienes fueron considerados dignos de tal distinción: Kipling, Shaw, Thomas Mann, Pearl Buck, Albert Camus, Hemingway. Estos gigantes de la literatura cuyas obras se enseñan en las aulas, se alojan en bibliotecas alrededor del mundo y se comentan con todo reverente siempre que se tiene una impresión profunda. Y ahora, me uno a los nombres de esta lista y esto supera las palabras.

No sé si esos hombres y esas mujeres alguna vez pensaron en el honor del Nobel por sí mismos, pero supongo que cualquiera al escribir un libro, o un poema, o una obra de teatro en cualquier parte del mundo puede albergar ese secreto sueño en su interior. Es probable que el secreto esté tan profundamente enterrado que ni siquiera la persona se dé cuenta que está ahí.

Si alguien me hubiera dicho que tenía la menor posibilidad de ganar el Premio Nobel, hubiera pensado que tendría las mismas posibilidades de poner un pie en la luna. De hecho, durante el año en que nací y también años posteriores, no había persona en el mundo quien fuera considerada suficientemente buena para ganar el Premio Nobel. Así que, reconozco que estoy en una compañía muy rara, por decirlo de alguna manera.

Estaba de gira cuando recibí esta sorpresiva noticia, me tomó unos minutos procesarla correctamente. Comencé a pensar en William Shakespeare, la gran figura literaria. Yo creía que él se consideraba a sí mismo un dramaturgo. Pero, el pensamiento de que estaba escribiendo literatura no pudo haber entrado en su cabeza. Sus obras fueron escritas para el escenario. Es decir, para ser habladas y no leídas. Cuando él estaba escribiendo Hamlet, estoy seguro de que pensaba tan diversas cosas como: “¿Quiénes son los actores idóneos para este papel?” “¿Cómo debe estar puesta la escena?” “¿Realmente quiero ambientar esto en Dinamarca?” Su visión creativa y ambiciones estaban sin duda a la vanguardia de su mente, pero hubieron también problemas mundanos por considerar y tratar: “¿Está la financiación en orden?” “¿Hay suficientes asientos para los espectadores?” “¿Dónde voy a conseguir un cráneo humano?” Apuesto que la pregunta más remota que pasó por la mente de Shakespeare fue “¿Esto es literatura?”

Cuando era adolecente comencé a escribir canciones e incluso comencé a lograr renombre por mis habilidades, mis aspiraciones por esas canciones fueron tan lejos. Yo pensé que ellas se escucharían en cafés o bares, tal vez más tarde en lugares como Carnegie Hall o London Palladium. Si realmente estaba soñando en grande, me imaginaba conseguir grabar un disco y que mis canciones se escucharan en la radio. Ese era sinceramente el gran premio en mi mente. Porque grabar discos y que la gente escuchara tus canciones en la radio significaba llegar a una gran audiencia y así tú podrías seguir haciendo lo que habías decidido hacer.

Bueno, yo he estado haciendo lo que decidí hacer por largo tiempo, hasta ahora. He grabado docenas de discos y me he presentado en miles de conciertos alrededor del mundo. Pero mis canciones son el centro vital de casi todo lo que hago. Ellas parecen haber encontrado un lugar en las vidas de mucha gente de diferentes culturas y me siento agradecido por eso.

No obstante, hay una cosa que debo decir. Como músico he tocado para cincuenta mil personas, de la misma forma lo he hecho para cincuenta, y puedo decirles, que es mucho más difícil tocar para cincuenta. Cincuenta mil se convierten en una sola voz, no es así con los cincuenta. Cada persona manifiesta una identidad diferente, un mundo de sí mismos. Los cincuenta pueden percibir de forma muy clara la honestidad y juzgan cómo ésta se relaciona con la profundidad del talento. Por esto es que tiene mucho valor para mí el hecho de que el comité del Nobel sea tan pequeño.

Pero, como Shakespeare, yo también a veces me ocupo en la búsqueda de mis esfuerzos creativos y en tratar con todos los aspectos mundanos de la vida: “¿Quién es el mejor músico para interpretar esta canción?” “¿Estaré grabando en el mejor estudio?” “¿Esta canción está en el tono correcto?” Algunas cosas nunca cambian, incluso en cuatrocientos años.

En ninguna ocasión he tenido el tiempo de preguntarme: “¿Mis canciones son literatura?”

Estoy muy agradecido con la Academia Sueca por tomarse el tiempo para considerar esta cuestión y por pronunciar una respuesta tan maravillosa.

Mis mejores deseos para todos,

Bob Dylan.

 

Fuente:

The Official Web Site of Nobel Prize

 

 

Discurso de Dylan acerca del Nobel de literatura Jesús Toledo

¿Te ha gustado?

Summary: Traducción al español de Bob Dylan acerca de su reconocimiento literario.


User Rating: 0 (0 votes)


About the Author

Editor, escritor y fotógrafo.



Back to Top ↑