Creatividad

Published on agosto 21st, 2017 | by Jesús Toledo

Actitudes que desfavorecen al escritor

Existen actitudes que desfavorecen a la figura del escritor y a sus relaciones. El mundo funciona a modo de intercambio, donde por unas monedas, uno como artista ofreces una experiencia (que ha sido trabajada) o un modo de entretenimiento a las demás personas. A continuación presento algunas de las actitudes que perjudican al escritor, según algunas observaciones que he realizado.

Timidez

Para las personas introvertidas, sobre todo, es muy duro dar a leer sus textos, pero lo es más decir abiertamente que son escritores (no importa el grado: promedio, medio o profesional, si quieres saber a qué me refiero con esto entra a este post). No obstante, si ya has decido entrar en este mundo y vivir en él, sí o sí debes exteriorizarlo. Puedes comenzar hacerlo con un seudónimo, varios escritores han comenzado así.

Virtuosismo en todo

Creer que uno es un cocktail de habilidades puede también llevar eventualmente a una gran decepción. Si uno es, por ejemplo, escritor de guion cinematográfico, habría que dedicar energía en ello. Esto no quiere decir que se deba abandonar otras formas de escribir, incluso otras cosas que te gusten, como la música o el dibujo, por ejemplo, pero sí es cierto que el enfoque es la clave, de esta forma, se incrementan las probabilidades para desarrollar un tipo de escritura en específico.

Fanfarronería

He conocido a varias personas que han bateado un home run en algún aspecto de la literatura o que realizan proyectos de baja calidad cultural para posicionarse. Es a partir de esto, “sus logros”, que hacen alarde de su genialidad. Estas personas no tienen miedo de salir a ofrecer su arte y muchas veces logran quedarse en el lugar que deseaban, pero ser deshonesto agrega también un porcentaje de fracaso que llegará tarde o temprano.

Exigencia extrema

Como ya lo he tratado en otra entrada, la autocrítica y exigencia que uno mismo se impone puede llegar a ser uno de los peores enemigos a la hora de terminar un libro, por ejemplo. Lo mejor es darse la oportunidad para continuar con el desarrollo del trabajo, ya habrá tiempo para juzgar lo escrito y, mejor, para que alguien más lo haga. Recuerda que el fin es que tu trabajo salga a la luz.

Modestia

No es lo mismo decir “sí, publiqué una novela, pero no es muy buena” a decir “publiqué una novela, ahí quedó todo lo que pude dar a mis veintitantos o cuarenta y tantos años, puedo venderte una si quieres, después me dices qué te parece”. Ser demasiado modesto puede llegar afectar a tus propósitos comerciales. Eso suele pasarle a la gente que poco aprecia su trabajo, que poco valora su esfuerzo. Es de esto último de lo que quiero hablar, de pensar en los detalles que hacen valer un trabajo. Desde las experiencias que se han dejado ahí, el tiempo invertido en trabajar el texto, hasta los talleres que muchos hemos pagado para poder terminar dicha novela, entre otras cosas. A cada uno le toca analizar qué cosas hacen valioso su trabajo. Aquí te comparto los puntos que yo he reflexionado sobre la valoración de la escritura literaria.

Desinterés (a veces flojera)

Esto tiene que ver con ocupar tu tiempo en el sillón, frente a la computadora, en los bares, en cualquier otro lugar cuando puedes estar escribiendo. Claro, existen tiempos para ese tipo de cosas y más, pero es importante designar un momento para escribir y esto hacerlo de manera constante. De otro modo, la escritura representa un lindo pasatiempo.

Imitación

Escuché decir alguna vez en un taller que al imitar a escritores consolidados, se puede conseguir aprender su estilo y de ahí se logra encontrar la voz propia. Pero ahora te digo que esa parte de pasar de imitar a encontrar un estilo propio me he quedado vacía. No sé si sea cuestión de magia, sin embargo, en este caso, rescato el hecho de analizar la escritura de este tipo escritores, porque de ahí se pueden obtener recursos.

Incomprensión

El artista incomprendido es una figura muy conocida en las distintas esferas del arte. Generalmente este tipo de personas piensan que el arte no se vende, que el discurso está por encima de la mundanidad. Sin embargo, habrá que comprender que el mundo funciona de manera mercantil, así que, supongo que, si uno pretende vivir de la escritura o algo parecido a ésta, entonces habrá que darse a conocer y aprender a posicionar nuestra imagen y nuestro trabajo.

 

 

Actitudes que desfavorecen al escritor Jesús Toledo

¿Te ha gustado?

Summary: Actitudes que llevarán a un escritor a fracasar.


User Rating: 4.8 (4 votes)


About the Author

Editor, escritor y fotógrafo.



Back to Top ↑